lunes, 26 de marzo de 2007

Reiki: Kotodama y Jumon


Reiki: Kotodama y Jumon

Los términos japoneses Kotodama y Jumon se refieren a la vocalización vibrante de sílabas o palabras, vagamente similar al uso de Mantras en la India.

Kotodama es la denominación perteneciente al Shinto, en tanto que Jumon se corresponde al Budismo Tántrico Japonés. A pesar de existir originalmente algunas diferencias entre ambas prácticas, con el tiempo se fusionaron.


La principal diferencia con los mantras de la India es que en el Jumon se utiliza un enfoque intenso de voluntad y una concentración absoluta para lograr un cambio de consciencia o la concreción de un resultado específico. Es decir, está fuertemente orientado a una meta concreta en tanto que los mantras tienen como objetivo una elevación espiritual hacia la iluminación.


La práctica del Jumon o Shingon (también Kotodama) suele realizarse con la visualización de símbolos específicos (Nenriki) que condensan la intención u objetivo, junto a posiciones particulares de las manos (Ketsu In).


Sabemos que el Maestro Usui perteneció a la secta Shintoísta Omoto (uno de los primeros grupos en utilizar los términos "reiki" y "chokurei" mucho antes de que Usui creara su sistema) y practicó activamente los entrenamientos del Budismo Shingon y Tendai, de tal forma que no le resultaba desconocida la realización de Kotodama y Jumon.

No es casualidad entonces, que los tres primeros símbolos, que son los más activos desde el punto de vista sanador posean los tres elementos necesarios para la práctica del Jumon o Kotodama.

De hecho, existen testimonios de aquellos años que describen la práctica intensa de Jumon en el Segundo Nivel de Reiki (Okuden) por parte del Maestro Usui hacia sus alumnos para que pudieran potenciar al máximo la capacidad de los símbolos.


Práctica de Jumon/Kotodama en Reiki


El Objetivo es obviamente aumentar nuestra conexión con los símbolos y sus resultados concretos.


  • Adopte su posición preferida de meditación. La más adecuada es la posición Zazen.

  • Las manos sobre las piernas o en posición Gassho.

  • Use la respiración Ki. Inhale profundo por la nariz, exhale profundo por la boca entreabierta. Trabaje sobre su Hara.

  • Coloque las manos en la posición adecuada al símbolo.

  • Visualice en su mente el símbolo, como si estuviera hecho en luz.

  • En la exhalación haga vibrar el nombre del símbolo, en forma rítmica y potente.

  • Practique por lo menos unos 15 minutos.

1 comentario:

Sri Shamak dijo...

Hay que agregar algo màs a lo antes dicho que es la vocalizaciòn correcta. La diferencia entre mantras y kotodama està tambièn en el momento en que se respira. En mantras se toma aire y se vocaliza exhalando la palabra completa. En kotodama la palabra se separa en sìlabas. Se toma aire y se vocaliza la primera sìlaba exhalando. Luego se toma aire nuevamente y se vocaliza la sìlaba siguiente y asì de acuerdo a la cantidad de sìlabas que tenga la palabra. Para que el efecto sea màs potente es ideal aprender la pronunciaciòn correcta de las palabras en japonès. Vean un ejemplo del Kotodama en youtube que hay algunos videos interesantes.